top of page

TrueOnco. Tu aliado en el diagnóstico del cáncer de próstata


el listón azul que conmemora al cáncer de próstata


TrueOnco, un laboratorio de Nanolab, es nuestra área especializada en genética y cáncer, y debido a él, hemos discutido bastante con relación a este grupo de enfermedades. Recuerda, el cáncer engloba cientos de patologías diferentes, que, sin duda, comparten ciertas características, pero tienen grandes diferencias en cómo se presentan, qué afectan y respecto a su supervivencia y tratamiento. Si quieres saber sobre el cáncer en general, aquí puedes leer de qué va este grupo de enfermedades. Aunque hemos revisado varios cánceres, seguro te habrás dado cuenta que la mayoría han sido cánceres femeninos. Esta vez, dejaremos el mundo de las enfermedades femeninas a un lado y veremos el cáncer masculino más común, que es el cáncer de próstata. Justo a tiempo para el Día Mundial del Cáncer de Próstata, que se conmemora el 11 de junio. Ahora, descubramos qué ocurre en este cáncer.


Antes de adentrarnos en el cáncer es necesario conocer un poco de la próstata. La próstata es una glándula masculina cuya tarea es ayudar en la formación del líquido seminal. No, los testículos no hacen todo ese líquido blanco, ellos solamente producen los espermatozoides. La próstata y las glándulas seminales son las que producen la mayor parte del contenido del líquido seminal. La próstata la puedes encontrar en el cuello de la vejiga, donde inicia la uretra que conecta hasta el pene. La próstata rodea a la uretra en su parte inicial. Esta glándula, en un adulto, se divide en zonas, en los niños prepúberes no se logran identificar las zonas porque la próstata aún no se ha desarrollado. Una vez que llega la adolescencia, la próstata crece y se diferencian las zonas. Existen tres zonas llamadas zona de transición, central y periférica. Esto es importante porque las diferentes zonas manifiestan diferentes patologías, pronto entenderás esto más a fondo.


anatomía de la próstata

La próstata abraza a la uretra y tiene tres zonas. En verde está la zona de transición, que suele causar la hiperplasia prostática benigna. En azul está la zona central y en morado la zona periférica, donde suele ocurrir el cáncer.


No todas las bolitas o tumores son cáncer en la próstata. Los hombres, y los machos de otras especies, tienen la mala fortuna de que la próstata responde a testosterona. Durante la adolescencia, la testosterona causa que un niño crezca y se desarrolle sexualmente. En la próstata, los andrógenos, generan que las células se dividan y proliferen, haciendo que la próstata crezca y comience a trabajar. Sin embargo, la testosterona, al contrario de las hormonas femeninas, como el estrógeno, no suelen bajar demasiado con la edad. La testosterona, causa un ciclo vicioso en la próstata. Los andrógenos causan que las células prostáticas produzcan algo llamado factor de crecimiento. Estos factores, a su vez, permiten que las células se dividan y haya cada vez más. Así se mantiene el círculo; más células, más factores de crecimiento, más crece la próstata. Aunque estés leyendo que la próstata crece y no para, esto no es un cáncer. Esta enfermedad se llama hiperplasia prostática benigna. En realidad, esta patología es algo propio del envejecimiento y la mayoría pasa por ella. ¿Recuerdas las zonas? La zona de transición suele ser la culpable de la hiperplasia prostática benigna. Para controlar esta enfermedad hay varios tratamientos, que van desde fármacos hasta quirúrgicos. Sin embargo, esta patología pinta un cuadro interesante respecto al cáncer de próstata.


Aunque el cáncer de próstata es de los más comunes, aún no sabemos del todo qué ocurre para que alguien lo presente. Cuando hablamos de factores de riesgo, nos referimos a características que aumentan el riesgo de desarrollar cierta enfermedad y contrario a muchos otros cánceres, el cáncer de próstata es toda una zona de discusión. Sólo tres factores de riesgo se han establecido. El primero es la edad; a partir de los 50 años aumenta la probabilidad y a los 70 años es el cenit del riesgo, para posteriormente comenzar a descender. La etnia es el segundo; las personas asiáticas tienen el menor riesgo, mientras que las personas de tez negra, de origen africano, son las que tienen más probabilidad de cáncer de próstata. Finalmente, están los genes. Tener un familiar con cáncer de próstata aumenta tu posibilidad de desarrollar esta enfermedad, ya que compartimos genes con nuestra familia. Si a algún familiar directo le ha fallado un gen, es posible que nuestro gen también tenga la misma falla. Aunque sólo hemos identificado estos tres factores de riesgo, los investigadores sugieren que hay otros, como son la obesidad, el consumo de carnes rojas y de productos lácteos o calcio, pero no tienen suficientes pruebas para en realidad culparlos.



hiperplasia prostática benigna

La hiperplasia prostática benigna no es un cáncer ya que las células no están mutadas, son todas de próstata y no se pueden metastatizar. Todas las células aún guardan el orden.


Algo en los factores de riesgo que revisamos arriba, genera que las células de la próstata se salgan de control, muten y se vuelvan cancerosas. Al contrario de la hiperplasia prostática benigna, estas células dejan de parecer de próstata porque pierden la habilidad de diferenciarse. En su lugar hacen cúmulos desordenados de células. Las células son seres muy ordenados y tienen muchos controles, justo para evitar que se forme un cáncer. Estos controles vienen en forma de genes y proteínas. Sin embargo, conforme más muta una célula, más controles se pierden, al punto en que las células pueden crecer sin control alguno. El cáncer de próstata tiene otra desventaja. Aunque pierde el control de crecimiento celular, sí que conserva la supervivencia por testosterona. Espero que recuerdes que las células de la próstata sobreviven y se reproducen gracias a la testosterona. Pues bien, resulta que el cáncer también se puede aprovechar de ello y utilizar la testosterona para crecer más rápido y sobrevivir con más facilidad. Aunque se intentan dar los tratamientos de la hiperplasia prostática benigna, el cáncer de próstata desarrolla la habilidad de supervivencia en un entorno bajo en andrógenos, lo que significa que con un poco de testosterona sobrevive. Incluso, puede llegar un punto donde el cáncer ni siquiera necesita andrógenos. En animales castrados, la próstata se atrofia y detiene su funcionamiento, pero existen cánceres de próstata capaces de funcionar aun sin testículos que le den testosterona.


Aunque puede parecer que el cáncer de próstata sigue una línea de tiempo, en realidad, no es así. Algunos cánceres son bastante inconsecuentes y fáciles de tratar, otros llegan a sobrevivir a todo. Lo que se usa para predecir el comportamiento de un cáncer de próstata se llama escala de Gleason. Lo que hace un patólogo es analizar un corte histológico para observar a las células de cerca con un microscopio. Ahí, ve que tan parecidas a la próstata son las células cancerosas. Recuerda, mientras más mutadas y más desordenadas son las células, menos pueden diferenciarse y formar próstata de verdad, en su lugar hacen cúmulos de células inútiles. El patólogo observa las células y les asigna un puntaje del 1 al 5. Mientras más cercano a uno, más parecidas a células de próstata son las células cancerígenas. Por otro lado, mientras más cercano al 5, más mutadas, feas y desordenadas son las células. Esto se hace dos veces, primero se asigna un puntaje al grupo más predominante de células y después al segundo grupo más predominante de células. Ambos puntajes se suman y el resultado es la predicción. El mejor pronóstico son aquellos menores a 7. Si se alcanza un 7, se dice que el cáncer es de grado medio. Los puntajes arriba de 7 son de mal pronóstico.



Cáncer de próstata y metástasis

Aunque el cáncer de próstata puede parecerse a la hiperplasia prostática benigna en que ambas provocan crecimiento de la próstata, el cáncer hace que las células muten y pierdan el control. Con el tiempo dejan de parecer células prostáticas. Además, tienen la habilidad de metastatizar, habilidad que la hiperplasia prostática benigna carece.


En tanto se detecte de manera temprana el cáncer de próstata, mejores son las probabilidades de supervivencia, ya que el cáncer será de menor tamaño y probablemente estará menos mutado y mejor diferenciado, simulando más a la próstata normal. En detección, seguro te imaginas la prueba digital rectal, donde el médico, usando lubricante y un guante, introduce un dedo para palpar el recto y sentir si la próstata ha cambiado de tamaño. Es algo que da pena, vergüenza y puede incluso ser de las razones por la que muchos hombres no detectan el cáncer de próstata, pero te diré algo, es una prueba que empieza a ser opcional porque no es muy buena. En Estados Unidos ya no se usa. En España se le empezó a considerar una prueba opcional y en marzo del 2023, la Asociación Europea de Urología (EAU por sus siglas en inglés) la llamó poco confiable. Hoy, la herramienta que más se utiliza es el antígeno prostático específico, que sirve para medir un producto que genera la próstata. Sin embargo, sigue sin ser la mejor herramienta diagnóstica porque da muchos falsos positivos y no siempre se correlaciona bien con un cáncer. Por ejemplo, se puede tener el antígeno prostático alto sin un cáncer e igual, se puede tener cáncer sin antígeno prostático alto. Después de todo, si las células ya no parecen para nada próstata, ya no producen el antígeno. Sin embargo, se recomienda realizar la prueba de antígeno prostático. Es la herramienta más usada y sólo requiere un pinchazo para obtener un poco de sangre. Otra prueba que ha empezado a tomar auge, es una prueba genética. Con un panel genético se puede observar si hay genes mutados directamente asociados con el cáncer de próstata, como el gen BRCA2. Esta prueba se suele utilizar en personas que tienen un familiar con este cáncer o cualquier otro tipo de cáncer. Nuestro laboratorio, TrueOnco, realiza estos paneles genéticos para analizar y advertir, en su caso, sobre genes mutados que aumentan considerablemente el riesgo de un cáncer. Aunque se realiza en personas con familiares que ya tuvieron cáncer de próstata, cualquier persona puede realizarse la prueba genética para conocer sus genes asociados al cáncer.


Genes mutados en el ADN

Los paneles genéticos nos permiten visualizar genes. Con ello podemos saber si un gen se encuentra mutado y si aumenta las probabilidades de generar algún cáncer.



Referencias


Kumar V. Robbins y Cotran Patología estructural y funcional. España: Elsevier; 2015.

Ng M, Baradhi KM. Benign Prostatic Hyperplasia. [Updated 2022 Aug 8]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK558920/


Gann P. H. (2002). Risk factors for prostate cancer. Reviews in urology, 4 Suppl 5(Suppl 5), S3–S10.


David MK, Leslie SW. Prostate Specific Antigen. [Updated 2022 Nov 10]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK557495/


Sekhoacha, M., Riet, K., Motloung, P., Gumenku, L., Adegoke, A., & Mashele, S. (2022). Prostate Cancer Review: Genetics, Diagnosis, Treatment Options, and Alternative Approaches. Molecules (Basel, Switzerland), 27(17), 5730. https://doi.org/10.3390/molecules27175730


American Cancer Society. (2023, February). Tests for prostate cancer: Prostate cancer diagnosis. Tests for Prostate Cancer | Prostate Cancer Diagnosis. https://www.cancer.org/cancer/types/prostate-cancer/detection-diagnosis-staging/how-diagnosed.html


European Association of Urology. (2023, March). Digital rectal examination is not useful to early detect prostate cancers. EAU23. Retrieved May 29, 2023, from https://eaucongress.uroweb.org/digital-rectal-examination-is-not-useful-to-early-detect-prostate-cancers/.



Comentários


bottom of page