top of page

Las diferentes convulsiones que puede presentar un niño



Los papás y las mamás siempre estamos preocupadas por nuestros hijos e hijas. Cuando son bebés o pequeños podemos pasar horas viéndolos, no queremos que les pase nada. Algo que nos provoca un gran susto es cuando nuestro bebé se comporta de manera anormal, más si empieza a agitarse y sacudirse o parece perder el conocimiento. Todo eso puede llegar sin previo aviso, un segundo está todo bien y al siguiente todas alarmadas, nos estamos enfrentando a una convulsión y, sin duda, eso estresa. Sobre todo porque se ve muy aparatoso. La epilepsia es un grupo de enfermedades amplio, tanto que tenemos muchas fechas especiales para conmemorar a este grupo de patologías. El lunes 13 de febrero es el Día Mundial de la Epilepsia, el 14 de febrero se celebra al santo patrón de los epilépticos, puedes ver esa historia aquí, en nuestro blog especial de San Valentín. Sin embargo, esta vez conmemoramos el Día Púrpura, que es el color que simboliza a la epilepsia, ya que la flor lavanda es la flor de esta enfermedad. Este día color lavanda se conmemora el 26 de marzo (Día Mundial para la Concientización de la Epilepsia) y para difundir un poco el color violeta y escribir de un tema importante para los padres, veamos algunos aspectos importantes sobre la epilepsia en niños y bebés.


Podrías creer que la epilepsia y las convulsiones son algo raro de ver, pero no es tan raro. De todas las condiciones neurológicas en niños, las convulsiones son lo más común. Eso no significa que casi todos los niños sufran una convulsión en algún momento, los desórdenes convulsivos ocurren entre un 4 y 5% de los niños. Antes de adentrarnos más en este tema, es necesario entender la diferencia entre convulsión y epilepsia y un poco de cómo funciona el cerebro. El sistema nervioso está compuesto de dos sistemas, el central y el periférico. El sistema nervioso central o SNC está compuesto por el cerebro y la médula espinal, mientras que el sistema nervioso periférico o SNP está formado por nervios que salen de la médula espinal e inervan (transmiten estímulos nerviosos) todos los órganos y sistemas del cuerpo. Las células del sistema nervioso se llaman neuronas. Estos sistemas neurológicos funcionan con electricidad y químicos. La electricidad de las neuronas permiten que éstas hagan disparos de neurotransmisores, que son los químicos con los que se comunican las neuronas entre ellas o con otros órganos, como el músculo o las glándulas. Los “disparos” o impulsos nerviosos son muy ordenados y sólo se activan las neuronas necesarias. En las convulsiones ocurre que las neuronas del cerebro empiezan a “disparar” todas al mismo tiempo sin parar y de forma anormal, lo que altera el sistema eléctrico del cerebro. La epilepsia es cuando han ocurrido más de dos convulsiones no provocadas. Por lo tanto, puede haber convulsiones sin epilepsia, pero todas las epilepsias tienen convulsiones.


Con forma de estrella, las neuronas tienen muchas “manitas” para comunicarse entre ellas por medio de electricidad y neurotransmisores. Son muy ordenadas y cuando se salen de control ocurre una convulsión.


Para poder ayudar a tu pequeño primero debes reconocer que está convulsionando, de lo contrario jamás buscarás ayuda. Puede que creas que una convulsión es de lo más obvio, en las películas y series las personas se caen, tiemblan y se agitan violentamente, pero no todas las convulsiones son así. Por ello, veamos los tipos de convulsiones que existen. Las convulsiones se dividen en dos grandes grupos, las generales y las focales. En las generales, todo el cerebro se activa y “dispara” de forma anormal, mientras que en las focales, sólo una pequeña parte del cerebro se activa de forma anormal, pero lo demás se excluye de la electricidad anormal. En el grupo de las generales existen dos tipos de convulsiones. La primera se llama tónico-clónica o gran mal, este es el tipo de convulsión que la gente conoce de las películas. Aquí el bebé o niño llorará y caerá al suelo para comenzar a tener espasmos musculares, que es cuando la persona parece temblar. El segundo tipo se llama crisis de ausencia o petit mal. En este caso, tu bebé o niño parecerá “irse”, se quedan mirando hacia la nada, tienen la mirada perdida y dejan de hacer lo que estaban haciendo. Después volverá en sí y seguirá con lo que estaba realizando. El pequeño no recordará nada. Aunque esto no se ve aparatoso, no significa que no haya pasado nada, el pequeño acaba de convulsionar.


El otro grupo de convulsiones se llaman focales y pueden ser las más difíciles de reconocer. Primero, están las focales simples. En este tipo de convulsión sólo se afecta una pequeña parte del cerebro y dependiendo de la región afectada habrá síntomas diferentes, pueden ser sensoriales o motoras. Las sensoriales causan problemas con los sentidos, es probable que el niño deje de ver o que escuche, huela o sienta cosas que simplemente no están presentes en el ambiente. Las motoras afectan a los músculos y hace que éstos tiemblen y se muevan. A diferencia de la general tónica clónica, en la focal simple sólo se afecta un grupo de músculos. Puede mover repetidamente un brazo o una pierna, o bien, la mano o los dedos o los pies, incluso hacer gestos repetidos. Otra diferencia es que tu niño no perderá la conciencia. El otro tipo de convulsión focal se llama focal compleja. Este tipo de convulsión afecta el comportamiento, el niño mostrará un comportamiento anormal, se verá confundido, no podrá responder preguntas simples, truena la boca y puede que corra ,ría, llore o grite. Los niños ya hacen esto último, pero en una convulsión focal compleja no son concordantes con el comportamiento normal y la situación. Por ejemplo, lo regañaste y empezó a reír descontroladamente, está riendo y de la nada se pone a llorar o está sentado y comienza a mover las piernas como si quisiera correr. Otra pista de este tipo de convulsiones, es que al final del episodio, el pequeño tendrá mucho sueño y cansancio.


No todas las convulsiones se ven temibles o aparatosas. Algunas hasta podrían parecer tiernas, como reírse. Recuerda observar que la acción concuerde con el ambiente y situación. Por ejemplo, la epilepsia gelástica causa risa incontrolable y aunque es lindo ver a un niño reír, en este caso el niño no está disfrutando, está convulsionando.


Recuerda que no todas las convulsiones son epilepsia. Estas son algunas posibles causas de una convulsión:

  • Un golpe en la cabeza

  • Infecciones

  • Deshidratación

  • Diarrea porque lleva a deshidratación.

  • Desbalance electrolítico. La electricidad de las neuronas funciona gracias a tres iones que generan cambios de microvoltios. El sodio, el potasio y el calcio son los tres iones. Un desbalance de éstos puede generar una convulsión.

  • Un tumor

  • Infartos

  • Medicamentos

  • Envenenamiento

  • Alcohol o drogas

Sin embargo, lo más común es la fiebre. Llamadas convulsiones febriles, ocurren cuando se alcanza una temperatura de 38.3 grados Celsius. No tienen que ir acompañadas de la fiebre, puede que el niño tenga la fiebre, ésta baje y después le de la convulsión febril. Este tipo de convulsiones causan pérdida de conciencia, rigidez, ojos en blanco y espasmos musculares. Por otro lado, la epilepsia es cuando ocurren más de dos eventos convulsivos. No obstante, todas las causas antes mencionadas pueden llevar a la epilepsia. Además existen los síndromes genéticos que generan epilepsia, pero serán tema de otra ocasión.


La fiebre es la causa de convulsiones más común. Causa una convulsión llamada convulsión febril.


¿Qué debo hacer durante una convulsión? Aunque ver a nuestro bebé o pequeño convulsionar es aterrador, no suele ser peligroso. Las convulsiones suelen durar de 1 a 2 minutos y generalmente no causan daños. Lo más peligroso suele ser el ambiente, más que la propia convulsión, ya que el niño se puede caer, golpear, ahogar, probablemente tirar algo o caerle encima algún objeto, o bien, puede dejar de ver el entorno. Por lo tanto, el ambiente es el mayor peligro. Cuando un pequeño convulsiona, primero, asegúrate que está en una zona segura, aleja todo lo que se pueda caer o lo pueda dañar. Si se empieza a caer, ayúdalo a llegar de forma segura al suelo. Puedes ponerle un abrigo, a forma de almohada, en la cabeza para que no se lastime. No lo tomes, sostengas o intentes agarrar, eso lo puede lastimar. Deja que pase la convulsión. Si puedes grábalo, eso ayuda al neurólogo a diagnosticar, es muy útil.Si es la primera convulsión, llama una ambulancia o acude al hospital. Si ya sabes qué le ocurre, unicamente espera. Cronometra el tiempo de convulsión, de 1 a 5 minutos es normal, pero al pasar ese tiempo se considera estatus epiléptico y es una emergencia que requiere medicamentos.


Vimos muchos tipos de convulsiones y puede que haya sido mucha información. Notar algunas puede ser todo un reto. Te dejo una lista de síntomas que son parte de una convulsión. Recuerda que cada convulsión tiene un set de síntomas, pero todos estos pueden verse en algún tipo de convulsión.

  • Tronar la boca

  • Caerse, perder el conocimiento y temblar

  • Rigidez

  • Movimientos estereotipados con la mano

  • Movimientos estereotipados con las extremidades

  • Alucinaciones

  • Perder la visión

  • Escuchar sonidos que no están

  • Percibir olores raros que nadie más percibe

  • Sentir hormigueo en la piel

  • Comportamientos no concordantes, como llorar, reír, gritar o correr cuando la acción no viene al caso.

  • Hacer caras de forma estereotipada

  • Sueño y cansancio

  • Confusión

  • No poder responder preguntas

  • Voltear los ojos

  • Mirada fija y perdida

  • Parar toda actividad y quedarse congelado

  • No recordar lo ocurrido

  • Náusea


Las convulsiones se pueden ver de muchas formas, algunas más obvias que otras. Reconocer una convulsión es el inicio para poder llegar a un diagnóstico y tratamiento. Acude al médico cuando tu pequeño convulsione o si crees que lo hizo, recuerda, algunas convulsiones se ven como cambios de comportamiento.




Referencias

Huff JS, Murr N. Seizure. [Updated 2022 Oct 22]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK430765/


Thau L, Reddy V, Singh P. Anatomy, Central Nervous System. [Updated 2022 Oct 10]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK542179/


Johns Hopkins. (2021, August 8). Seizures and epilepsy in children. Seizures and Epilepsy in Children | Johns Hopkins Medicine. Retrieved March 13, 2023, from https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/epilepsy/seizures-and-epilepsy-in-children


Hassenfeld Children's Hospital. (2023). Types of epilepsy & seizure disorders in children. Patient Care at NYU Langone Health. Retrieved March 13, 2023, from https://nyulangone.org/conditions/epilepsy-seizure-disorders-in-children/types


Xixis KL, Samanta D, Keenaghan M. Febrile Seizure. [Updated 2022 Jul 4]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK448123/


CDC. (2020, September 30). Types of seizures. Centers for Disease Control and Prevention. Retrieved March 13, 2023, from https://www.cdc.gov/epilepsy/about/types-of-seizures.htm



Comments


bottom of page