top of page

DE CÓMO EL VIH CAMBIÓ EL PLACER



El VIH o virus de la inmunodeficiencia humana es uno de los patógenos más conocidos por la población general. No sólo es conocido sino que es temido por muchos. Es una enfermedad que siempre viene a la mente con nuevas parejas sexuales y suele ser una preocupación que taladra la cabeza. Este virus y la enfermedad que causa, llamada síndrome de inmunodeficiencia adquirida o SIDA, carga un gran estigma. Por un tiempo los medios de comunicación lo catalogaron como un virus que afectaba sólo a ciertos grupos. Aunque esto no es verdad. Sin duda es un virus con alta capacidad de contagiar, pero mucha gente tiene ideas erróneas sobre este virus y su patología. El 1 de diciembre se conmemora el Día Mundial del SIDA, denominado con este nombre desde el año 2021 por ONUSIDA (anteriormente se conocía como el Día Mundial de la lucha contra el SIDA). Esta es una gran oportunidad para conocer más de este virus y el SIDA, eliminar algunas ideas erróneas que podríamos tener y aprender un poco sobre la prevención y cómo cuidarnos.


Muchas enfermedades tienen historias interesantes y el VIH/SIDA es una de ellas. A principios de los años 80 apareció una nueva enfermedad en Estados Unidos, que muchos llamaron exótica y era bastante peculiar. La enfermedad causaba que apareciera un cáncer extremadamente raro en la piel y que las personas se infectaran con patógenos que usualmente no atacan a la gente. Otra peculiaridad observada fue que esta enfermedad era prevalente en la comunidad gay. Aunque hay verdad en el último enunciado, el VIH se encontró en otras comunidades, como aquellas que usaban drogas o en personas con hemofilia, una enfermedad de la sangre y, por supuesto, también se vio en personas heterosexuales, pero los medios de comunicación la empezaron a catalogar como una enfermedad de homosexuales. De aquí nació una idea errónea, la idea de que era una enfermedad de gays. A este virus le da bastante igual tu orientación sexual, puede infectar a cualquiera. Más tarde, se descubriría que el SIDA era causado por un virus nuevo, el cual se catalogó como VIH (virus de inmunodeficiencia humana).



La teoría más aceptada es que el VIH saltó de los chimpancés a los humanos por consumir y preparar carne infectada de estos animales silvestres.


¿De dónde salió el VIH? Si preguntas por la calle, la gente puede tener ideas bastante alocadas e incluso racistas. El VIH es un virus de origen zoonótico, es decir que lo transmiten animales a humanos. Por ejemplo, la rabia es una enfermedad zoonótica. Este virus se considera que inició en chimpancés, el cual es el animal más similar al humano, compartiendo con él un 99% de su genética. Por ello, el salto del virus del chimpancé al humano es relativamente sencillo. Por ejemplo, existe el virus de la inmunodeficiencia felina o VIF, pero éste no nos afecta a nosotros, es muy específico para gatos. El VIH, por su lado, no fue tan específico y dado que somos muy similares a un chimpancé, tuvo oportunidad de contagiar al humano. De aquí nace una teoría algo alocada, que dice que el contagio ocurrió por tener sexo con monos o chimpancés y que es culpa de África. Sin embargo, la realidad es que lo más probable es que el virus saltara al humano por consumir carnes exóticas, producto de la caza de animales silvestres africanos.


Bien, te habrás dado cuenta que está el VIH y también hemos referido al SIDA. ¿Cuál es la diferencia? El VIH es el microbio que causa el SIDA. El SIDA es la enfermedad ocasionada por el microbio. Esto es una importante distinción porque no todas las personas con VIH tienen SIDA. Ahorita debes estar un poco confundida, pero todo tendrá sentido. Los virus son seres verdaderamente enigmáticos, en que no están del todo vivos y no están del todo muertos. Cumplen ciertas funciones de la vida, pero en su mayoría se consideran seres no vivos, son en realidad una pelotita de proteína con material genético. Los virus son patógenos parasíticos, necesitan de una célula para funcionar y replicarse. Por si solos no pueden hacer nuevos virus. Los microbios tienen cierta especificidad por ciertos tejidos y células. Por ejemplo, al virus de la hepatitis le gusta vivir en el hígado y al rotavirus en el intestino. Al VIH le gusta vivir en una célula llamada linfocito T CD4. Éstos son parte del sistema inmune.



El VIH se aloja dentro de los linfocitos T CD4 y los usa para replicarse. Cuando hay demasiados virus dentro de la célula, ésta revienta.


Existen muchas células del sistema inmune y cada una tiene su papel. Por ejemplo, existen neutrófilos, que son los primeros en atacar, o eosinófilos, que atacan parásitos, o bien linfocitos B, que forman anticuerpos. El VIH, tal vez, ataca y destruye a la célula más importante del sistema inmune, el linfocito T CD4. Esta célula del sistema inmune se llama ayudante, pero en realidad es más un general que un simple asistente. El linfocito T CD4 se encarga de dirigir a las demás células y decirles qué deben hacer y a dónde deben ir. Así mismo, muchas células requieren del permiso del linfocito T CD4 para realizar sus funciones. Por ejemplo, el linfocito B no hace anticuerpos, a menos que su general, el linfocito T CD4, le dé la orden. Es de aquí de donde sale la inmunodeficiencia adquirida o SIDA. El VIH tiene la capacidad de matar a los linfocitos T CD4 y dejar al sistema inmune casi desnudo. Ahora bien, hemos avanzado mucho en tratamientos farmacéuticos y hoy el VIH es controlable. Aunque mata a algunos linfocitos T CD4, no mata tantos como para dejar inútil al sistema inmune, mientras se utilicen bien los medicamentos. Se tiene VIH cuando una persona se contagia del virus y se tiene SIDA cuando el virus elimina a casi todos los linfocitos T CD4. Alguien que tiene SIDA puede dejar de tener el síndrome, cuando tome medicamentos y sus linfocitos T CD4 se recuperen en número, pero seguirá teniendo VIH.


Dado que el VIH deja inútil al sistema inmune, la persona queda a merced de otros microbios que se aprovechan de las pobres defensas. Por ello, es común que las personas con SIDA se enfermen constantemente y no logren curarse del todo. Así mismo, es esta inmunodeficiencia que permite que microbios, que por lo general no nos hacen nada, puedan hacer de las suyas por el cuerpo, ya no hay quien los detenga. Al inicio te hablé de un cáncer extraño de la piel. Este cáncer se llama Sarcoma de Kaposi, es común en personas con SIDA porque el sistema inmune no sólo te protege de microbios sino también de células cancerígenas. Existe un linfocito T CD8 que revisa que las células estén sanas. Cuando llega a encontrarse con una célula extraña y peligrosa, le pide permiso al linfocito T CD4 y le mete un “tiro” a la célula extraña para matarla. La falta de un sistema inmune funcional deja que otros patógenos se aprovechen y que las células cancerígenas no puedan ser eliminadas.



El VIH causa que mueran linfocitos, lo que deja al sistema inmune muy debilitado y da inicio al SIDA. Dado que no hay defensas en el cuerpo, todos los microbios se aprovechan y es muy fácil enfermarse y no poder curarse.


En cuestión de transmisión entre personas, el VIH se considera un virus o enfermedad de transmisión sexual, pero es en realidad de transmisión por fluidos. El cuerpo humano tiene muchos fluidos diferentes y no todos transmiten el VIH. La saliva, las lágrimas y el sudor NO transmiten el VIH. El VIH se transmite por sangre, semen, leche materna y fluidos vaginales. De aquí es importante resaltar varios puntos. Existe la idea errónea de que el sexo oral, al no ser penetrativo es seguro. Dado que en el sexo oral se entra en contacto con los fluidos que transmiten el VIH, lo mejor es usar protección. Aunque no existe en sí un fluido anal, la penetración anal causa microsangrados y también puede involucrar semen, y ambos transmiten al virus. Lo mejor es siempre usar protección. También se puede optar por PrEP o profilaxis preexposición, que es una terapia preventiva para personas que son VIH negativo, para que puedan tener relaciones sexuales y menor probabilidad de contagiarse. El PrEP es una gran terapia preventiva, la CDC (Centro para el control y prevención de enfermedades en los Estados Unidos) muestra que es 99% segura, aunque siempre existe un riesgo y también depende del método de PrEP y el tipo de sexo que se tenga. Cabe mencionar que el PrEP no es mágico y menos que funciona en un segundo, se necesita consumir durante 7 días previos a la exposición para el sexo anal receptivo, 21 días para el sexo vaginal receptivo y para el sexo anal o vaginal insertivo aún no hay datos. Lo mejor es comunicarte con tu pareja y juntos acudir a un centro de salud por información, y encontrar la mejor forma de llevar su relación para que ésta sea segura y placentera.



El condón es una protección de barrera y protege contra el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.


Referencias


Sharp, P. M., & Hahn, B. H. (2011). Origins of HIV and the AIDS pandemic. Cold Spring Harbor perspectives in medicine, 1(1), a006841. https://doi.org/10.1101/cshperspect.a006841


Shaw, G. M., & Hunter, E. (2012). HIV transmission. Cold Spring Harbor perspectives in medicine, 2(11), a006965. https://doi.org/10.1101/cshperspect.a006965


German Advisory Committee Blood (Arbeitskreis Blut), Subgroup ‘Assessment of Pathogens Transmissible by Blood’ (2016). Human Immunodeficiency Virus (HIV). Transfusion medicine and hemotherapy : offizielles Organ der Deutschen Gesellschaft fur Transfusionsmedizin und Immunhamatologie, 43(3), 203–222. https://doi.org/10.1159/000445852


Waymack JR, Sundareshan V. Acquired Immune Deficiency Syndrome. [Updated 2022 Sep 5]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK537293/


Simon, V., Ho, D. D., & Abdool Karim, Q. (2006). HIV/AIDS epidemiology, pathogenesis, prevention, and treatment. Lancet (London, England), 368(9534), 489–504. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(06)69157-5


CDC. (2021, April 21). Body fluids that transmit HIV. Centers for Disease Control and Prevention. Retrieved November 29, 2022, from https://www.cdc.gov/hiv/basics/hiv-transmission/body-fluids.html


CDC. (2022, July 6). Eficacia de la Prep. Centers for Disease Control and Prevention. Retrieved November 29, 2022, from https://www.cdc.gov/hiv/spanish/basics/prep/prep-effectiveness.html



Comments


bottom of page