top of page

HIPERTENSIÓN, 30 DATOS PARA ENTENDERLA MEJOR



Esta semana conversamos de una de las enfermedades más comunes que existen, la hipertensión. Ya nos habíamos tardado en tratar esta patología, con todo y que es una condición que afecta a 30 millones de personas en México. Hace 10 años, el 30% de la población global tenía esta enfermedad. Sin embargo, lo más seguro es que este número sea mucho mayor por el simple hecho de que 46% no sabe que tiene tal patología. La hipertensión es silenciosa. Con ocasión de que el 17 de mayo es el Día Mundial de la Hipertensión, veamos un poco sobre esta condición. Dado que muchas personas la aborrecen, otra gran parte no parece interesarle y, además, no quiero aburrirte con esa enfermedad que, “según”, todos conocen, descubramos la hipertensión usando datos curiosos.


  • La hipertensión se llama “la asesina silenciosa”, así viene descrita en los libros de medicina. Esto es porque es una enfermedad que no causa síntomas, no molesta y no se siente. Tales características la vuelven mortal porque la persona ni se entera de que algo va mal.

  • Si te has tomado alguna vez la presión arterial, verás que te dan dos números. Eso es porque tenemos dos presiones, la sistólica, que es cuando late el corazón, y la diastólica, que es la presión durante el lapso de tiempo en que el corazón se relaja.

  • Los rangos de presión normal han ido cambiando con el tiempo, conforme conocemos mejor a la enfermedad y producimos mejores aparatos para medirla. Hoy, lo sano es tener menos de 120/80 mmHg. En otras palabras, la presión sistólica debe ser menor a 120 mmHg y la diastólica a 80 mmHg. Una medición de 120/80 mmHg ya se considera elevada, aunque no hipertensión.

  • Verás que la presión sanguínea se mide en milímetros de mercurio (mmHg), que es una medición de presión. Lo que se mide es cuánto eleva la presión una columna de mercurio; 140 mmHg te dice que la presión eleva 14 cm una columna de mercurio.

  • La Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) tiene 5 rangos para la presión sanguínea. Normal, elevada, hipertensión estadio 1, hipertensión estadio 2 y crisis hipertensiva.


Como un fantasma que no se ve y no se nota, la hipertensión es silenciosa, pero puede volverse un problema de miedo.


  • Para que la hipertensión te cause malestar debe estar elevadísima, arriba de 180/120 mmHg. Esto se considera crisis hipertensiva y necesita atención médica urgente porque una presión tan elevada daña los órganos del cuerpo.

  • El primero en medir la presión arterial fue Stephen Hales y su método no fue popular. Lo que este investigador hacía era meter largos tubos dentro de las arterias de los animales y ver cuánto se elevaba la sangre. Cuando probó con un caballo, ¡la sangre se elevó más de 2 metros! Puedes ver un dibujo de ese momento aquí.

  • Si hoy pocos se quieren medir la presión, con el método de Hales nadie querría, pero gracias a un doctor italiano llamado Scipione Riva-Rocci hoy tenemos un método más cómodo. Este doctor inventó el esfigmomanómetro, que es ese “aparatito” que aplasta el brazo con presión y le dice al médico cuánta presión sanguínea tiene una persona.

  • Para diagnosticar hipertensión, se debe medir la presión sanguínea dos veces distintas en ambos brazos.

  • Existe una condición que se llama el “efecto de la bata blanca”, donde acudir al médico, pone nerviosa a la persona y le eleva la presión, por ello sale hipertensa. Debido a esto, es necesario medir dos veces distintas y el paciente debe estar calmado.


Aunque nos hacen sentir mejor, los médicos y los consultorios nos pueden poner nerviosos y eso eleva la presión. Este es el “efecto de la bata blanca”.


  • La hipertensión no afecta a todas las razas de la misma manera, las personas de tez negra tienen mayor riesgo de hipertensión, incluso su tratamiento es un poco diferente. Así mismo, la hipertensión afecta más frecuentemente a los hombres.

  • La hipertensión es un problema de las arterias, que son un tipo de vaso sanguíneo. Las arterias llevan sangre con oxígeno del corazón a los órganos. Las arteriolas son otro tipo de vaso y su trabajo es disminuir la velocidad de la sangre para que entre al capilar, otro vaso muy frágil, y que éste no se rompa. El capilar permite pasar oxígeno a las células. Finalmente, están las venas que regresan la sangre con desechos al corazón y pulmones.

  • La obesidad y sobrepeso son las principales causas de la hipertensión gracias a la aterosclerosis (acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias).

  • No debes confundirte, existe la aterosclerosis y la arteriosclerosis. La primera es causada por el colesterol y grasa y afecta a las arterias. La segunda es ocasionada por diferentes enfermedades de las arteriolas. Ambas causan hipertensión, pero la epidemia de hipertensión es causada por la aterosclerosis.

  • El cuerpo no siempre es inteligente. El exceso de colesterol y grasa lo guarda en las arterias, donde se forman placas macizas conformadas por grasa, colesterol, células y tejido de cicatrización. Estas placas causan la aterosclerosis.


Los ateromas son placas de grasa, colesterol, células y cicatrices que pueden cerrar un vaso sanguíneo y elevan la presión arterial.


  • La formación de placas de grasa (ateroma) cierra el vaso sanguíneo y eleva la presión arterial. Es como cuando bloqueas un poco una manguera, el agua sale a chorro, igual pasa con tu vaso, se cierra y la sangre sale a chorro.

  • Estas placas son culpa del colesterol. Seguro has escuchado del colesterol bueno y malo. En realidad el colesterol es el mismo, se trata de las proteínas que lo cargan. LDL es el colesterol malo porque es un grupo de proteínas que llevan colesterol del hígado a las arterias. El colesterol HDL es bueno y limpia el colesterol de los vasos.

  • Las placas de grasa o ateromas se pueden romper. Cuando se quiebran, salen disparadas en la sangre y las plaquetas lo detectan como un daño, en un intento perdido por salvarte, se coagulan dentro del vaso y eso causa un trombo.

  • Los trombos son pelotas sólidas de células y proteínas y bloquean el paso de sangre, son ellos los que causan infartos.

  • Cualquier órgano que no reciba sangre se infarta, no sólo el corazón.


Para que veas un ateroma real. Esta es una imagen histológica que nos permite ver células de cerca. Esta es una arteria. Verás que hay un gran círculo morado, esa es la arteria. También puedes observar que hay un masa rosa, ese es el ateroma. Finalmente, notarás que del gran círculo queda muy poco espacio en blanco en su interior, casi todo el espacio lo ocupa la placa de colesterol y grasa.


  • Antes de formar placas de grasa y colesterol (ateromas) se forma una lesión llamada estría grasa, que son líneas de células llenas de grasa. Hoy en día, estas lesiones empiezan a aparecer en los niños, lo que nos habla de la obesidad infantil y las malas dietas.

  • Las arterias son elásticas para poder manejar la presión. Cuando un ateroma cierra el vaso se puede formar un aneurisma, donde la arteria se ensancha, pierde la elasticidad y puede romperse. Si se rompe la arteria, se sale la sangre.

  • No toda la hipertensión es culpa de la grasa. El sodio o la sal también aumentan la presión sanguínea. Esto ocurre porque el sodio en el riñón jala agua, por lo que queda más agua en el cuerpo y eso eleva la presión sanguínea.

  • Aunque no lo creas, el riñón es de los órganos que más controlan la presión arterial. El riñón censa la presión que le llega a través de su arteria llamada arteria renal y decide si es necesario elevar la presión.

  • Para elevar la presión, el riñón usa tres hormonas, la renina, la angiotensina y la aldosterona. La renina activa a la angiotensina y ésta hace que un órgano llamado glándula suprarrenal secrete aldosterona. Esta hormona causa que el riñón reabsorba sodio y jale agua para elevar la presión.


La sal, que es sodio, eleva la presión arterial porque funciona como un imán y atrae agua al interior de los vasos. Mientras más líquido, más presión.


  • Un ateroma puede engañar al riñón. Si el ateroma se forma en la arteria renal, el riñón recibe menos sangre e interpreta que la presión sanguínea es baja, así que la eleva todavía más.

  • Hay enfermedades genéticas que elevan la presión arterial, una se llama aldosteronismo primario y causa que la glándula suprarrenal produzca demasiada aldosterona. La otra se llama síndrome de Liddle y causa que el riñón no pueda detener la reabsorción de sodio, por lo que estas personas se llenan de demasiada agua, lo que les eleva la presión.

  • Existe un tumor que produce hipertensión. El feocromocitoma es un tumor de la glándula suprarrenal que produce cantidades excesivas de adrenalina. La adrenalina es la hormona que te produce el sentimiento de pelear o huir cuando te asustas. Seguro alguna vez te habrás asustado y habrás notado que se eleva tu frecuencia cardíaca. Es por la adrenalina.

  • Fumar causa hipertensión porque la nicotina también eleva la adrenalina.

  • El alcohol es otro gran culpable de la hipertensión. Se cree que el alcohol daña a una de las células del vaso llamada endotelio. El alcohol impide que esta célula produzca una hormona que relaja los vasos sanguíneos llamada óxido nítrico endotelial.


Los riñones cuentan con un “gorrito” llamado glándula suprarrenal. Ésta se encarga de hacer hormonas. Entre las que produce, está la aldosterona, que eleva la presión arterial. Otra hormona que se hace aquí es la adrenalina y esa también eleva la presión.



Ahí tienes, 30 datos curiosos e importantes respecto a la hipertensión arterial. Como verás, la hipertensión es casi siempre culpa de la grasa y colesterol, pero existen otras causas. Nuestros hábitos alimenticios, de ejercicio y de consumo de sustancias nocivas, impactan en la salud de nuestras arterias y corazón. Dado que la hipertensión es silenciosa, es bueno checarse frecuentemente para que si tienes presión elevada, inicies con medicamentos y cambios de estilo de vida (aunque esos debes realizarlos aun sin estar enfermo) lo antes posible.



Referencias


Secretaría de Salud. (2022, December 7). En méxico, más de 30 millones de personas PADECEN hipertensión arterial: Secretaría de Salud. gob.mx. Retrieved April 19, 2023, from https://www.gob.mx/salud/articulos/en-mexico-mas-de-30-millones-de-personas-padecen-hipertension-arterial-secretaria-de-salud?idiom=es


AHA. (2022, December 2). Hypertensive crisis: When you should call 911 for high blood pressure. www.heart.org. Retrieved April 19, 2023, from https://www.heart.org/en/health-topics/high-blood-pressure/understanding-blood-pressure-readings/hypertensive-crisis-when-you-should-call-911-for-high-blood-pressure


AHA. (2023, February 2). Understanding blood pressure readings. www.heart.org. Retrieved April 19, 2023, from https://www.heart.org/en/health-topics/high-blood-pressure/understanding-blood-pressure-readings


Mills, K. T., Stefanescu, A., & He, J. (2020). The global epidemiology of hypertension. Nature reviews. Nephrology, 16(4), 223–237. https://doi.org/10.1038/s41581-019-0244-2


Lewis O. (1994). Stephen Hales and the measurement of blood pressure. Journal of human hypertension, 8(12), 865–871.


Roguin A. (2006). Scipione Riva-Rocci and the men behind the mercury sphygmomanometer. International journal of clinical practice, 60(1), 73–79. https://doi.org/10.1111/j.1742-1241.2005.00548.x


Pioli, M. R., Ritter, A. M., de Faria, A. P., & Modolo, R. (2018). White coat syndrome and its variations: differences and clinical impact. Integrated blood pressure control, 11, 73–79. https://doi.org/10.2147/IBPC.S152761


Lusis A. J. (2000). Atherosclerosis. Nature, 407(6801), 233–241. https://doi.org/10.1038/35025203


Huff T, Boyd B, Jialal I. Physiology, Cholesterol. [Updated 2023 Mar 6]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470561/


Grillo, A., Salvi, L., Coruzzi, P., Salvi, P., & Parati, G. (2019). Sodium Intake and Hypertension. Nutrients, 11(9), 1970. https://doi.org/10.3390/nu11091970


Fountain JH, Kaur J, Lappin SL. Physiology, Renin Angiotensin System. [Updated 2023 Mar 12]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470410/



Cobb A, Aeddula NR. Primary Hyperaldosteronism. [Updated 2022 Aug 10]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK539779/


Mubarik A, Anastasopoulou C, Riahi S, et al. Liddle Syndrome. [Updated 2022 Oct 3]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK536911/


Husain, K., Ansari, R. A., & Ferder, L. (2014). Alcohol-induced hypertension: Mechanism and prevention. World journal of cardiology, 6(5), 245–252. https://doi.org/10.4330/wjc.v6.i5.245


Primatesta, P., Falaschetti, E., Gupta, S., Marmot, M. G., & Poulter, N. R. (2001). Association between smoking and blood pressure: evidence from the health survey for England. Hypertension (Dallas, Tex. : 1979), 37(2), 187–193. https://doi.org/10.1161/01.hyp.37.2.187


Balkanique. (2021). Stephen Hales measuring blood pressure in a horse (1705). Wikimedia Commons. Retrieved April 19, 2023, from https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Stephen_Hales_measuring_blood_pressure_in_a_horse_(1705).png.



Comments


bottom of page