top of page

Conoce los genes que controlan tu figura y tu forma de comer

Actualizado 28 de abril 2023



Todos queremos estar sanos y vernos bien. Hoy en día, la mayor causa de mortalidad son las afecciones cardiacas y la diabetes, ambas son el resultado de un problema con la obesidad. Las grasas se almacenan en unas células llamadas adipocitos que se van hinchando conforme se llenan con esas grasas que detestamos. Cuando hay un gran exceso de grasas, el cuerpo no es tan brillante y decide almacenarlas en uno de los peores lugares, en las arterias, donde se empiezan a juntar cristales de colesterol, que comienzan a tapar y bloquear el paso de la sangre, es como una presa que retiene el agua. El problema es que luego la sangre no puede pasar para nutrir a las células, lo que ocasiona un infarto, siendo el más común el infarto al corazón. Por otro lado, el exceso de azúcar causa que varias células tengan problemas. En el páncreas existen unas células llamadas células beta, que producen insulina. Esta hormona permite que otras células del cuerpo puedan “comer” azúcar y utilizarla como energía. Sin embargo, con el exceso de carbohidratos, las células beta mueren paulatinamente y dejan de producir insulina, por lo que otras células quedan imposibilitadas para tomar azúcar. No sólo eso, las células del cuerpo pareciera que se “empalagan”, aunque haya insulina, ya no quieren tomar azúcar y la dejan en la sangre. Finalmente, el azúcar se queda fuera de las células y empieza a inflamar el cuerpo porque, aunque no lo creas, el azúcar es proinflamatorio.


Los excesos en la comida pueden ser desastrosos para el cuerpo en cuestión de salud física. Aunque estar sana es toda una maravilla, quién no quiere verse bien, delgada y tonificada. Como cualquier exceso, estar demasiado delgada es peligroso y dañino para la salud, pero estar delgada en un peso normal, dentro del índice de masa corporal, es sano y hace que la persona se vea bien y se sienta mejor. Incluso se puede avanzar un poco más allá y empezar a verse atlética con ejercicio y buena dieta tonificando los músculos.



Conseguir estar sana, delgada y atlética no es tarea fácil, pero no es imposible. La dieta es increíblemente importante porque va a dictar qué nutrientes entran a tu cuerpo. Siempre es una buena idea acercarse a un nutricionista para que te ayude con esta parte. El ejercicio será otra esfera importante en tu búsqueda por la salud y un cuerpo tonificado. El ejercicio te ayudará a hacer crecer el músculo, ya que el músculo que se utiliza con frecuencia se hipertrofia y crece. Un músculo hipertrofiado aumenta su tamaño y eso te dará una figura tonificada, además un músculo hipertrofiado consume más calorías, así que es todo un plus. El ejercicio, además, ayudará a tu cuerpo a manejar mejor los nutrientes que consumes en tu dieta, convirtiéndo tu cuerpo en una maquinaria más eficiente. Nosotras podríamos pensar que con nutrición, dieta y ejercicio todo va a ir perfecto, pero puedes darte una pequeña ayuda más, puedes conocerte a ti misma desde una visión molecular. Los genes controlan todo en el cuerpo, son los que le dicen a las células que hacer y cómo hacerlo, hoy en día puedes conocerlos gracias a nuestros laboratorios en Nanolab. Con una prueba de ADN, que se obtiene de las células de tus cachetes, puedes saber cómo funcionan tus genes asociados al ejercicio y al control metabólico de tu cuerpo. En Nanolab se manejan 12 genes relacionados con cómo tu cuerpo responde a los diferentes nutrientes y al ejercicio. Aquí te vamos a explicar un poco de estos genes.


Gen FTO: Las variantes de este gen están asociadas a la obesidad. FTO se encuentra sobre todo en el hipotálamo, una parte del cerebro que se encarga de regular muchas actividades. Una de ellas es la regulación del hambre. Así que cuando este gen no funciona bien, el cerebro siempre tiene hambre y causa que las personas coman demás aún después de haber consumido alimentos suficientes.



Gen MC4R: Este gen se parece al gen FTO, ya que también es un gen del hipotálamo. Este gen controla la saciedad del individuo y una variante puede predisponer a una falla en ésta. Así que si sientes que nunca te llenas, no importa cuánto comas, puede ser que este gen sea tu problema.


Gen APOA5: Este gen regula cómo se manejan las grasas dentro del cuerpo. Su trabajo es hacer que los triglicéridos se manejen correctamente. Otra de sus tareas es eliminar el colesterol VLDL o colesterol malo y hacer que el cuerpo produzca colesterol HDL o colesterol bueno. El colesterol malo hace que se acumulen grasas en las arterias, mientras que el colesterol bueno quita grasas de ellas. En pocas palabras se encarga de limpiar las grasas del cuerpo. Por lo tanto, una variante mala de este gen ocasiona que el cuerpo no maneje muy bien las grasas, por lo que una dieta baja en grasas se vuelve mucho más importante.


Gen PPARG: Este gen está en los adipocitos, las células que guardan grasa dentro del cuerpo. Su trabajo consiste en que los adipocitos funcionen bien. PPARG permite que los adipocitos guarden la grasa y podrías pensar: yo no quiero eso, pero la grasa es importante en el metabolismo del cuerpo y necesita suficiente para funcionar. Por ejemplo, las neuronas la usan para funcionar rápidamente y las glándulas las utilizan para formar ciertas hormonas. Además, es mejor tener la grasa dentro de su célula especializada que dentro de los vasos sanguíneos. Como un plus, este gen hace que la sensibilidad a la insulina sea buena y se eviten problemas con la diabetes.


Gen UCP2: Este gen se encuentra expresado en casi todos los órganos del cuerpo. Su función es regular el gasto energético de las células y evitar la oxidación, por lo que es un gen antioxidante. En el tejido adiposo se encarga de regular la temperatura utilizando energía para generar calor. Por ello, ayuda en el gasto energético del cuerpo usando calorías para mantener la temperatura corporal. Cabe mencionar que este gen previene el envejecimiento celular, por lo que una variante positiva previene el envejecimiento prematuro en las células y si las células se mantienen jóvenes, tú te mantienes joven.



Gen TMEM18: Es un gen parecido a FTO y MC4R, ya que también está en el hipotálamo y regula la saciedad. Fallas en este gen ocasionan que el cerebro envíe señales de hambre al cuerpo, por lo que la persona consume más alimento del necesario. Como puedes ver el control del hambre es sumamente complejo y está controlado por una gran gama de genes y hormonas.


Gen GNB3: Es un gen ahorrador, lo que significa que guarda energía en el cuerpo para poder usarla después. Los individuos con variantes de este gen guardan mucha más energía que otras personas. En el cuerpo, el ahorro de energía se traduce en almacenamiento de grasa, ya que la grasa es la molécula con la que el cuerpo guarda energía. Este gen es muy importante en las mujeres embarazadas, porque se ha visto que una variante de este gen provoca aumento excesivo de peso durante el embarazo y en el periodo postparto. Por lo tanto, conocer este gen ayuda a la hora de planear un embarazo para llevar una mejor dieta.


Gen LEPR: ¡Sorpresa!, este gen también está en el cerebro. Su trabajo es crear el receptor de leptina, que es una hormona que producen los adipocitos, las células de la grasa. La función de la leptina es avisar al cerebro que los adipocitos están llenos y contentos para que bajen los niveles de hambre. También puedes pensarlo como un sistema de seguridad, mientras más grasa haya, menos hambre hay. Sin embargo, LEPR puede fallar y el cerebro nunca recibe el mensaje de los adipocitos llenos, por lo que sigue haciendo que el cuerpo tenga hambre, debido a que cree que no hay suficiente grasa en el cuerpo.


Gen ADRB2: La función de este gen es la lipólisis y la termorregulación. La lipólisis es la destrucción de grasas y la termorregulación es el uso de calorías para generar calor en el cuerpo. Podrás suponer que si ADRB2 no funciona bien, el cuerpo no puede usar lípidos para crear calor en el cuerpo y termina simplemente almacenando grasa, lo que lleva a la obesidad.



Gen INSIG2: INSIG2 se encarga del metabolismo de las grasas. Su trabajo es construir nuevas grasas a partir de las grasas que ya están en el cuerpo. Así es, existen muchos tipos de grasas diferentes y cada una tiene su tarea. También se encarga de avisarle al cuerpo cuando hay demasiada grasa para que éste reaccione y consuma menos y utilice las que ya tiene. Una labor extra que tiene y no es tan conocida, es mantener el metabolismo de carbohidratos en el cuerpo para que el azúcar se utilice de manera adecuada.


Gen TRHR: Este gen produce un receptor llamado receptor de la hormona liberadora de tirotropina. Juega un papel importante en el funcionamiento de la hormona tiroidea. Cuando llega hormona liberadora de tirotropina a la tiroides, una glándula que tienes en tu cuello, y se une a TRHR, hace que la tiroides produzca hormonas. Las hormonas tiroideas tienen muchas funciones y son como un comodín. Hacen que se gaste grasa, que se usen azúcares para transformarlas en energía, mantienen el calor corporal usando la grasita de los adipocitos y ayudan a construir músculo. Por lo tanto, ayudan a adelgazar, a un correcto metabolismo y a tonificar el cuerpo a través de la construcción de músculo. No obstante, una falla en TRHR ocasiona que no recibamos todos los beneficios de las hormonas tiroideas, ya que la tiroides produce muchas menos hormonas.


ACTN3: Hay muchos genes del deporte, pero el que más atención recibe es ACTN3. Es un gen del músculo, que se encarga de hacer que éste tenga fuerza contráctil. Gracias a este gen, los músculos se vuelven poderosos y tienen la capacidad de realizar actividades explosivas, sobre todo en relación con la velocidad. Este gen es útil porque puede usarse para predecir qué ejercicio te conviene realizar y también que ejercicios no hacer porque tiene un valor predictivo para daños en el deporte. En otras palabras, te puede decir qué tan frecuente es que te lastimes haciendo determinado deporte.



Estos genes son solamente algunos de los que existen, pero hay muchos más y con el tiempo se descubren nuevos. Como habrás visto, hay muchos genes que se asocian al metabolismo del cuerpo y cómo se lleva a cabo. A través de estos genes, puedes planear mejor tus dietas y actividad física para que se complementen de manera idónea de acuerdo a cómo está construido tu cuerpo. Predilab, un laboratorio de Nanolab, te ofrece conocer con mayor profundidad tus genes para que puedas alcanzar tus metas en relación con salud, ejercicio, dieta y logres tener el cuerpo tonificado que siempre has deseado a través de conocerte mejor de manera molecular.

Referencias


Aykut, A., Özen, S., Gökşen, D., Ata, A., Onay, H., Atik, T., Darcan, Ş., & Özkinay, F. (2020). Melanocortin 4 receptor (MC4R) gene variants in children and adolescents having familial early-onset obesity: genetic and clinical characteristics. European journal of pediatrics, 179(9), 1445–1452. https://doi.org/10.1007/s00431-020-03630-7


Baltazar-Martins, G., Gutiérrez-Hellín, J., Aguilar-Navarro, M., Ruiz-Moreno, C., Moreno-Pérez, V., López-Samanes, Á., Domínguez, R., & Del Coso, J. (2020). Effect of ACTN3Genotype on Sports Performance, Exercise-Induced Muscle Damage, and Injury Epidemiology.Sports (Basel, Switzerland), 8(7), 99. https://doi.org/10.3390/sports8070099


Galicia-Garcia, U., Benito-Vicente, A., Jebari, S., Larrea-Sebal, A., Siddiqi, H., Uribe, K. B., Ostolaza, H., & Martín, C. (2020). Pathophysiology of Type 2 Diabetes Mellitus. International journal of molecular sciences, 21(17), 6275. https://doi.org/10.3390/ijms21176275


Groth, S. W., LaLonde, A., Wu, T., & Fernandez, I. D. (2018). Obesity candidate genes, gestational weight gain, and body weight changes in pregnant women. Nutrition (Burbank, Los Angeles County, Calif.), 48, 61–66. https://doi.org/10.1016/j.nut.2017.11.008


Koj, N., Grochowalski, Ł., Jarczak, J., Wójtowicz, W., Sobalska-Kwapis, M., Słomka, M., Marciniak, B., & Strapagiel, D. (2021). The association between polymorphisms near TMEM18 and the risk of obesity: a meta-analysis. BMC medical genomics, 14(1), 179. https://doi.org/10.1186/s12920-021-01025-7


Li J, Jiang R, Cong X, Zhao Y. UCP2 gene polymorphisms in obesity and diabetes, and the role of UCP2 in cancer. FEBS Lett. 2019 Sep;593(18):2525-2534. doi: 10.1002/1873-3468.13546. Epub 2019 Aug 1. PMID: 31330574.


Luis, D., Izaola, O., & Primo, D. (2021). APOA-5 Genetic Variant rs662799: Role in Lipid Changes and Insulin Resistance after a Mediterranean Diet in Caucasian Obese Subjects. Disease markers, 2021, 1257145. https://doi.org/10.1155/2021/1257145


Ma, X., Wang, D., Zhao, W., & Xu, L. (2018). Deciphering the Roles of PPARγ in Adipocytes via Dynamic Change of Transcription Complex. Frontiers in endocrinology, 9, 473. https://doi.org/10.3389/fendo.2018.00473


Mitra, S. R., Tan, P. Y., & Amini, F. (2019). Association of ADRB2rs1042713 with Obesity and Obesity-Related Phenotypes and Its Interaction with Dietary Fat in Modulating Glycaemic Indices in Malaysian Adults. Journal of nutrition and metabolism, 2019, 8718795. https://doi.org/10.1155/2019/8718795


Nunziata, A., Funcke, J. B., Borck, G., von Schnurbein, J., Brandt, S., Lennerz, B., Moepps, B., Gierschik, P., Fischer-Posovszky, P., & Wabitsch, M. (2018). Functional and Phenotypic Characteristics of Human Leptin Receptor Mutations. Journal of the Endocrine Society, 3(1), 27–41. https://doi.org/10.1210/js.2018-00123


Talbert, M. E., Langefeld, C. D., Ziegler, J. T., Haffner, S. M., Norris, J. M., & Bowden, D. W. (2009). INSIG2 SNPs associated with obesity and glucose homeostasis traits in Hispanics: the IRAS Family Study. Obesity (Silver Spring, Md.), 17(8), 1554–1562. https://doi.org/10.1038/oby.2009.94

Zhang, Q., Xia, X., Fang, S., & Yuan, X. (2018). Relationship Between Fat Mass and Obesity-Associated (FTO) Gene Polymorphisms with Obesity and Metabolic Syndrome in Ethnic Mongolians. Medical science monitor : international medical journal of experimental and clinical research, 24, 8232–8238. https://doi.org/10.12659/MSM.910928


コメント


bottom of page