Entendiendo la Fertilización In Vitro Paso a Paso

Updated: Jun 29


La fertilidad es la capacidad de producir hijos. Es interesante detenerse a pensar que muchas veces cuando hablamos de fertilidad, en realidad hablamos sobre problemas relacionados con esta o bien de la infertilidad. La infertilidad, según la CDC, es la incapacidad de concebir mientras se tienen relaciones sexuales sin protrección por más de un año. En México, de acuerdo a la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción (AMMR), entre 4 y 5 millones de parejas tiene problemas de fertilidad por año. No obstante, el problema de la infertilidad quedó hace tiempo atrás.


El 25 de julio de 1978 en Inglaterra nació el primer bebé por fertilización in vitro. Uno pensaría que esta maravilla tecnológica y médica ocurrió hace tan solo unos años pero es una técnica que lleva ya casi 50 años. Louise Brown fue la primera bebé en el mundo concebida por fertilización in vitro. Aunque este método de fertilización lleva ya 43 años en el mundo de la medicina, la fertilización in vitro aún puede sonar alienígena a alguien que sabe poco al respecto. Por ello adentrémonos un poco en qué es la fertilización in vitro y cuál es su proceso.


Todo tratamiento que incluya el tratamiento del ovocito fuera del cuerpo de la mujer se llama Técnica de reproducción asistida. La fertilización in vitro es la más común de todas. In vitro significa fuera del cuerpo y fertilización es la unión del ovocito y el espermatozoide. Por lo tanto, la fertilización in vitro es la unión del espermatozoide y el ovocito fuera del cuerpo de la mujer.


La técnica de fertilización in vitro cuenta con cinco pasos. El primero de todos es la estimulación ovular. Seguido de esto se realiza la recuperación de los ovocitos. El tercer paso es la inseminación y fertilización. Seguido de la inseminación y fertilización se hace un cultivo de embriones. Finalmente se hace la transferencia de embriones. Ahora te preguntaras qué significa y qué ocurre en cada uno de estos pasos y es una buena pregunta; así que desglosamos paso a paso y veamos que ocurre en cada uno de ellos.


Para iniciar necesitamos conseguir un óvulo. Por ello en el primer paso de la fertilización in vitro se usan medicamentos para estimular la producción de óvulos por los ovarios. Por lo general el cuerpo hace un óvulo por mes pero conseguir sólo uno sería un tanto arriesgado, qué tal que falla el procedimiento, qué tal que se daña, o tal vez no se implante ese óvulo. Así que para aumentar las posibilidades de éxito necesitamos muchos óvulos. Ahí es donde entran los medicamentos de estimulación ovárica. Estos medicamentos le dicen a los ovarios que produzcan más de un óvulo. Con estos medicamentos se logran obtener una media de entre 10 a 20 óvulos lo que sin duda aumenta la tasa de éxito del tratamiento.


Existen dos modos de tratamiento para la estimulación ovárica. El primero se hace con hormonas. En este proceso se inyecta un agonista de hormona liberadora de gonadotropinas (GnRHa) este medicamento causa que la glándula pituitaria, una glándula en el cerebro empiece a producir grandes cantidades de hormona luteinizante (LH) y hormona folículo estimulante (FSH). La hormona folículo estimulante como su nombre indica, estimula a los folículos en el ovario para hacer que maduren a óvulos; puedes pensar los folículos como óvulos bebé que deben madurar a adultos. La hormona luteinizante causa que los ovarios ovulen, es decir que los ovarios saquen óvulos. De esta manera se consiguen varios óvulos maduros para la fertilización in vitro.


La segunda manera de estimulación ovárica es usando clomifeno y se llama protocolo de baja estimulación. En este modelo se usa el clomifeno el cual es un agonista de estrógeno. El Agonista se refiere a que trabaja de forma sinérgica con el estrógeno. De esta forma también se consiguen óvulos. Hoy en día este modo se ha vuelto el favorito para conseguir los óvulos para la fertilización in vitro.


Una vez que se han ovulado los óvulos necesarios es necesario recolectarlos y sacarlos del cuerpo. Recuerda que in vitro significa fuera del cuerpo. Para recuperar los óvulos se realiza una cirugía menor. El médico sedará a la mujer para que no sienta dolor y con ultrasonido se guiará para buscar a los óvulos. Una vez encontrados los óvulos con el ultrasonido se usa una aguja para aspirar a los óvulos y sacarlos del cuerpo.


El tercer paso de la fertilización in vitro es la inseminación y fertilización. Se seleccionarán a los mejores óvulos y se pondrán en una mezcla con espermatozoides esto es la inseminación. Después, se dejarán unas 12 horas esperando que un espermatozoide ganador ingrese al óvulo. Que un espermatozoide entre al óvulo es igual a fertilización. En este paso también se toma en cuenta la fertilidad masculina. Si hay infertilidad masculina, donde los espermatozoides andan un poco flojos y no fertilizan solos al óvulo se realizará una inyección espermática intracitoplasmática. Esto simplemente quiere decir que tu doctor va a ayudar al espermatozoide a entrar al óvulo. En este proceso con una aguja fina se introduce el espermatozoide al óvulo. Hoy en día muchas clínicas de fertilidad hacen el proceso de inyección espermática intracitoplasmática aún cuando no haya infertilidad masculina con el simple propósito de asegurar que haya fertilización.



El cuarto paso de la fertilización in vitro es el cultivo de embriones. Una vez que se ha fertilizado el óvulo empieza la división celular. En otras palabras, el embrión empieza a crear muchas nuevas células. En este momento es importante plantear un estudio del embrión. Como madres y padres no queremos que nuestros hijos tengan problemas de salud y síndromes genéticos. Queremos hijos sanos, por ello se puede realizar un diagnóstico genético pre implantación o PGD por sus siglas en inglés. En este caso el personal de laboratorio tomará una célula y la mandará a analizar para asegurar que el embrión está sano. Según la asociación americana de reproducción este análisis diagnóstico ayuda a los padres a elegir los mejores embriones para así evitar ciertas patologías y evitar pasar síndromes hereditarios. En Nanolab nos especializamos en el diagnóstico de células para asegurar que tu bebé esté libre de síndromes genéticos y sea lo más sano posible.


El quinto y último paso de la fertilización in vitro es la transferencia de embriones. En este paso el médico selecciona a los embriones y los transfiere al útero de la mujer para que continúen su desarrollo y se logre un embarazo. Este proceso inicia con la selección de embriones se pueden insertar embriones de 3 días o de 5 días.Se suele preferir la inserción de embriones de 5 días ya que suelen tener un mayor índice de éxito para lograr un embarazo. Te preguntarás cuántos embriones se insertan, después de todo el médico extrajo alrededor de 10-20 óvulos y la respuesta te puede sorprender. De todos esos óvulos no todos llegan a embrión y de los que llegan no todos sobreviven. En mujeres menores de 37 años se suelen insertar solo dos embriones y en mujeres mayores de 37 se insertan tres embriones. El proceso para la inserción es simple, guiado por ultrasonido el médico inserta un catéter en la mujer. El catéter llega hasta el fondo del útero y ahí se liberan a los embriones con la esperanza de que se inserte al menos uno de los embriones en el útero y comience un embarazo normal. Tal vez te preguntes qué ocurre con los embriones sobrantes. Los embriones sobrantes se preservarán congelados para donar o para futuras transferencias.


Referencias

Choe J, Archer JS, Shanks AL. In Vitro Fertilization. [Updated 2020 Sep 10]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2021 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK562266/

Fishel S. First in vitro fertilization baby-this is how it happened. Fertil Steril. 2018 Jul 1;110(1):5-11. doi: 10.1016/j.fertnstert.2018.03.008. Epub 2018 Jun 13. PMID: 29908772.


40 views0 comments