top of page

¿Influyen tus genes en la enfermedad de Alzheimer?


Alzheimer, persona mayor haciendo un rompecabezas de un cerebro

El Día Mundial del Alzheimer  tiene lugar en septiembre, pero eso no nos detiene de tratar esta enfermedad que estoy segura, a muchas nos da cierto pavor. Además, diciembre es un buen mes para revisar algunos datos sobre esta enfermedad, ya que es el mes que celebra a las personas de edad avanzada. Puedes leer sobre los cambios en el cuerpo con la edad aquí. También es el mes donde conmemoramos a las personas con discapacidad. Si te interesa, puedes aprender sobre la discapacidad en este link. El Alzheimer es una patología que aparece, usualmente, en los adultos mayores y se sitúa como una de las mayores causas de discapacidad en el mundo. Es una condición que nos aterra porque destruye la cognición. Podrías llegar a creer que solamente afecta la memoria, pero, en realidad, afecta todas las funciones cognitivas que tenemos y eso nos deja bastante desprotegidos, ya que dejamos de entender el mundo que nos rodea. Así que para este diciembre, hablemos acerca del Alzheimer, sobre qué es, qué afecta y por qué sucede. Veamos como influyen tus genes en la enfermedad de Alzheimer y también exploraremos cuándo conviene realizarse una prueba genética, puesto que hay un tipo de Alzheimer heredable y juvenil que se presenta en personas antes de la vejez y esa puede ser de las patologías más aterradoras. 


¿Qué es la cognición?

Como te mencioné, el Alzheimer no es una enfermedad de la memoria, al menos no al 100%. Esta condición es una patología de la cognición, que va más allá de la memoria. La cognición, en su definición de diccionario, es la habilidad de adquirir conocimiento a través de los pensamientos, experiencia y sentidos. Sin embargo, para la neurociencia incluye muchas de las funciones de alto intelecto que caracterizan al humano, como el juicio, la toma de decisiones, la atención, la comprensión, el lenguaje, el conocimiento, la percepción, la planeación, el razonamiento, la abstracción, el pensamiento complejo, las habilidades visoespaciales y auditivas y, por supuesto, la memoria. El Alzheimer sin duda daña la memoria, pero es capaz de eliminar todas estas funciones.


Persona mayor trabajando en el ordenador y escribiendo

Nuestras grandes habilidades de intelecto humano provienen de nuestra cognición.  


¿Por qué da Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad muy compleja donde muchos factores influyen en su formación. Sin embargo, te mencionaré la versión más simple. El Alzheimer ocurre por la muerte de las neuronas en el cerebro. Estas neuronas mueren esencialmente por un error de limpieza. 


Todas nuestras células tienen proteínas que las ayudan a realizar sus diversas tareas. Algunas proteínas sirven para comunicarse con otras células, otras para dar estructura, ciertas proteínas permiten mover sustancias dentro de las células; hay cientos de funciones. Las neuronas, como cualquier célula, tienen centenares de proteínas que les permiten funcionar y trabajar. Una proteína de las neuronas se conoce como APP o proteína precursora amiloidea. Esta es una proteína extracelular, en otras palabras, conecta con el exterior de la célula. La colita de esta proteína está anclada a la neurona y su parte exterior le permite a la neurona interactuar con su medio; puedes pensarla como una manita. Las proteínas no duran para siempre, con el tiempo envejecen y se dañan, así que hay que quitarlas y eliminarlas para después reemplazarlas por una nueva.


Cuando la proteína APP ya no sirve o está vieja, la neurona se deshace de ella para reemplazarla por una APP nuevecita. Para eliminar a esta proteína, la neurona utiliza otras tres proteínas, que tienen función destructora. Estas proteínas se denominan secretasa alfa, secretasa beta y secretasa gamma.  Su trabajo es romper la APP para que después sea disuelta y eliminada. La secretasa alfa quita la parte exterior y la secretasa gamma el anclaje. Cuando la secretasa alfa corta a la proteína, el trozo que queda es soluble y puede ser eliminado. Sin embargo, la secretasa beta, cuando corta consecutivamente, no hace un buen trabajo,a diferencia de la secretasa alfa, y deja un trozo que es insoluble. Si no recuerdas tus lecciones de  química, lo soluble es aquella sustancia que se disuelve en un solvente. Por ejemplo, el azúcar “desaparece” en el agua porque es soluble. Al contrario, la arena no “desaparece” en el agua porque es insoluble. 

diagrama de la fisiopatología del Alzheimer

Cuando la proteína APP (color azul) se corta de forma aberrante, queda un pedazo insoluble (amarillo), el cual se va pegando con otros trozos hasta formar placas tóxicas para las neuronas.


La secretasa alfa forma un pedazo soluble, que se puede disolver y limpiar, mientras que la secretasa beta forma uno insoluble que no se disuelve y no se limpia. El corte de la secretasa beta forma lo que se conoce como A-beta. Estos trozos insolubles tienden a agregarse (se van pegando entre ellos) hasta formar una placa, la cual es bastante tóxica para las neuronas. Luego, la placa de A-beta, con el tiempo, causa que otra proteína se salga de control.  


La proteína tau también es necesaria para las neuronas. Su papel es pegar otras proteínas llamadas microtúbulos para formar una red de carreteras dentro de la neurona. Los microtúbulos permiten que las células muevan sustancias dentro de ellas. Tau simplemente los va pegando para formar la vía. Las placas A-beta causan que la proteína tau sufra un cambio en su forma y no sirva bien. Los microtúbulos que pega, se despegan, y juntos, tau y los microtúbulos, forman una maraña de proteínas que dañan el axón de las neuronas. El axón es lo que le permite a las neuronas mandar impulsos nerviosos. Las placas de A-beta, más los ovillos (marañas) de tau con microtúbulos, generan una respuesta inflamatoria que termina matando a las neuronas


¿Cuáles son los síntomas del Alzheimer?

La muerte de las neuronas es paulatina, por lo que los síntomas van empeorando con el tiempo. En un inicio, el Alzheimer es fácilmente confundible con demencia senil, pero conforme avanza, se pierden gran cantidad de habilidades y no solamente la memoria. Síntomas de Alzheimer son:


  • Pérdida de la memoria. Es más común perder el corto plazo primero y conforme avanza la enfermedad se pierde el largo plazo.

  • Repetir las mismas preguntas porque la persona no recuerda la información o que ya formuló esa misma pregunta. 

  • Pérdida de la iniciativa, las personas afectadas no suelen iniciar planes. 

  • Confundir fechas.

  • Problemas con el dinero porque dejan de entender su función y de poder realizar operaciones matemáticas. 

  • Problemas con el lenguaje. La persona comienza con problemas para poder expresarse o encontrar palabras correctas. Con el tiempo, su lenguaje es sin sentido hasta que dejan de poder usarlo y únicamente logran producir sonidos o gruñidos. 

  • Falta de juicio, por lo que pueden tomar decisiones arriesgadas. 

  • Incapacidad de leer, escribir, hablar o efectuar operaciones matemáticas. 

  • Falta de atención. 

  • Alucinaciones.

  • Incapacidad de reconocer personas que habitualmente frecuenta o conoce.

  • Sueño persistente.

  • Anorexia. 


Persona de la tercera edad confundida

El síntoma más común del Alzheimer y de los primeros en ser notados es la pérdida de la memoria. Sin embargo, conforme avanza la enfermedad, la cognición y sus funciones desaparecen.


¿Es la enfermedad de Alzheimer heredable?

Es normal que todas le tengamos bastante temor a esta enfermedad. Muchas nos preguntamos si es una enfermedad heredable. La respuesta es: A veces. Existen dos tipos de Alzheimer, el de aparición tardía y el de aparición temprana. El Alzheimer de aparición tardía es el clásico que se da en los viejitos. El de aparición temprana ocurre entre los 30 y 60 años de edad y suele tener un componente hereditario. El no tener el tipo de aparición temprana no significa que tus genes estén impecables y que estás a salvo. Tener un pariente en primer grado con Alzheimer aumenta tu riesgo de padecer la enfermedad en un 30%. 


Ahora bien, discutamos el Alzheimer heredable. La mayoría de los casos se conocen como esporádicos y no se consideran heredables. Por otro lado, entre el 1 y el 10% de los casos son heredables. El Alzheimer heredable ocurre cuando heredamos un gen que facilita la aparición de la enfermedad. Para el Alzheimer hemos identificado cuatro genes que forman proteínas que propician la aparición de esta patología. El primer gen es el de la misma proteína APP, que si recuerdas, al ser partida por una secretasa beta, se vuelve insoluble y forma placas. Hoy conocemos 32 tipos de mutaciones tan sólo para la proteína APP. Estas mutaciones causan que se produzca más cantidad de APP que la población general. El segundo gen, PSEN1, tiene las instrucciones para formar una proteína denominada presenilina 1. Esta proteína forma parte de la secretasa gamma, que ayuda a romper a APP. Cuando PSEN1 muta, la secretasa rompe de manera aberrante a APP formando considerables cantidades de A-beta, la cual forma grandes placas en las neuronas. Las mutaciones para PSEN1 son las que generan los casos más severos de Alzheimer, incluso reportándose casos en adolescentes. El tercer gen se llama PSEN2, y al igual que PSEN1, forma parte de la secretasa gamma. PSEN2, aunque es similar a PSEN1, es la mutación más rara. El último gen identificado con el Alzheimer es el gen APOE y es la mutación más común. 


El gen APOE forma a la apolipoproteína E. Las apolipoproteínas son las encargadas de mover grasa y colesterol por el cuerpo. Las grasas deben ir empaquetadas en proteínas, ya que son insolubles y si fueran sin apolipoproteínas, taparían nuestros vasos sanguíneos. Ahora, te preguntarás: ¿Qué tiene que ver una proteína que carga grasa con las neuronas?  La respuesta es que APOE es la proteína que usan las niñeras de las neuronas para alimentarlas con grasa. Las neuronas son como niños. Por ello, en el cerebro, habitan astrocitos, que son células encargadas de cuidar a las neuronas y una de sus tareas es alimentarlas. Existen muchas mutaciones para APOE, pero en términos básicos, hay 3 formas del gen. Existe la forma APOE2, APOE3 y APOE4. APOE2 es la forma más rara del gen y solamente el 8% del mundo la tiene. APOE3 es la más común y el gen que se considera neutro o normal. La forma APOE3 está presente en el 78% de las personas. Finalmente, APOE4 está en el 14% y está asociado al Alzheimer. La proteína APOE4 tiene la mala fortuna de pegarse a las placas de A-beta. Al pegarse, las placas se endurecen y estabilizan, por lo que es imposible para el cuerpo limpiarlas. APOE4 no genera Alzheimer por sí misma, sino que acelera el proceso y lo empeora. 


Apolipoproteínas en la sangre

En el cuerpo, las grasas van empaquetadas en bellas esferas formadas por apolipoproteínas. En el cerebro, los astrocitos empacan grasa con apolipoproteína E para alimentar neuronas. La forma APOE4 apoya la aparición del Alzheimer por pegarse a las placas de A- beta y volverlas durísimas.


¿Necesito una prueba genética para Alzheimer?

El Alzheimer se diagnóstica por medios de imagen, ya que el cerebro se vuelve pequeño (atrofia) y por exámenes cognitivos. Ahora, ¿si tienes un familiar con Alzheimer necesitas la prueba? Después de todo, tu riesgo es mayor que la población general. La respuesta es: NO. Sólo las personas con Alzheimer heredable son candidatas y eso es bastante nuevo. Lo que se realiza a personas con alto riesgo o personas donde alguien en la familia ya se diagnosticó con Alzheimer heredable es que se les realiza la secuenciación del exoma para ver y leer todos sus genes y poder encontrar si hay genes mutados y su tipo de mutación. Esto permite saber el riesgo de desarrollar Alzheimer, tener un mayor seguimiento médico e iniciar tratamientos previos. Los tratamientos de Alzheimer no curan la enfermedad, sino que la ralentizan y mejoran los síntomas, por ello empezarlos antes es lo óptimo. 


¿Por qué alguien que no es de alto riesgo no debe hacerse la prueba? Aunque sin duda puedes efectuarte la prueba y saber cómo están tus genes, no es necesario. En primer lugar, porque tu riesgo, aunque es más elevado, no es una sentencia. En segundo lugar, porque no te dan un diagnóstico, sino un perfil de riesgo. Puedes tener un gen mutado y no desarrollar Alzheimer. Esta enfermedad es multifactorial y muchas variables influyen en su aparición. Por ejemplo, estudiar, hacer ejercicio, una dieta balanceada, leer, tocar un instrumento musical, pasear, consumir alimentos antioxidantes y los estrógenos, reducen el riesgo del Alzheimer. Una teoría considera que mientras el cerebro se use y esté ocupado, el riesgo de Alzheimer se reduce. Si eres una persona de alto riesgo por Alzheimer heredable o tu curiosidad te vence y deseas realizarte una prueba genética de secuenciación de exoma para conocer tus genes asociados al Alzheimer, puedes contactar a Nanolab. Nuestro laboratorio de enfermedades raras, llamado Insight, te apoyará y te guiará. 


ADN y el cerebro

Aunque hay genes asociados al Alzheimer, la prueba genética se guarda para casos severos de personas con Alzheimer heredable.



Referencias 


Dhakal A, Bobrin BD. Cognitive Deficits. [Updated 2023 Feb 14]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK559052/#


Abubakar, M. B., Sanusi, K. O., Ugusman, A., Mohamed, W., Kamal, H., Ibrahim, N. H., Khoo, C. S., & Kumar, J. (2022). Alzheimer's Disease: An Update and Insights Into Pathophysiology. Frontiers in aging neuroscience, 14, 742408. https://doi.org/10.3389/fnagi.2022.742408


Lee, H. N., Jeong, M. S., & Jang, S. B. (2021). Molecular Characteristics of Amyloid Precursor Protein (APP) and Its Effects in Cancer. International journal of molecular sciences, 22(9), 4999. https://doi.org/10.3390/ijms22094999


Nguyen K. V. (2019). β-Amyloid precursor protein (APP) and the human diseases. AIMS neuroscience, 6(4), 273–281. https://doi.org/10.3934/Neuroscience.2019.4.273


Andrews, S. J., Renton, A. E., Fulton-Howard, B., Podlesny-Drabiniok, A., Marcora, E., & Goate, A. M. (2023). The complex genetic architecture of Alzheimer's disease: novel insights and future directions. EBioMedicine, 90, 104511. https://doi.org/10.1016/j.ebiom.2023.104511


NIH. (2022, October 18). What are the signs of alzheimer’s disease? National Institute on Aging. https://www.nia.nih.gov/health/alzheimers-symptoms-and-diagnosis/what-are-signs-alzheimers-disease 


Kumar A, Sidhu J, Goyal A, et al. Alzheimer Disease. [Updated 2022 Jun 5]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499922/

Bekris, L. M., Yu, C. E., Bird, T. D., & Tsuang, D. W. (2010). Genetics of Alzheimer disease. Journal of geriatric psychiatry and neurology, 23(4), 213–227. https://doi.org/10.1177/0891988710383571


Raulin, A. C., Doss, S. V., Trottier, Z. A., Ikezu, T. C., Bu, G., & Liu, C. C. (2022). ApoE in Alzheimer's disease: pathophysiology and therapeutic strategies. Molecular neurodegeneration, 17(1), 72. https://doi.org/10.1186/s13024-022-00574-4


Nicolas, G., Wallon, D., Charbonnier, C., Quenez, O., Rousseau, S., Richard, A. C., Rovelet-Lecrux, A., Coutant, S., Le Guennec, K., Bacq, D., Garnier, J. G., Olaso, R., Boland, A., Meyer, V., Deleuze, J. F., Munter, H. M., Bourque, G., Auld, D., Montpetit, A., Lathrop, M., … Hannequin, D. (2016). Screening of dementia genes by whole-exome sequencing in early-onset Alzheimer disease: input and lessons. European journal of human genetics : EJHG, 24(5), 710–716. https://doi.org/10.1038/ejhg.2015.173



Comments


bottom of page